3

Por: Juan Esteban López

El 7 de noviembre de 1985 en el marco de la Toma del Palacio de Justicia y mientras las llamas alcanzaban la Sala de Audiencias, el magistrado Hernando Baquero Borda (Q.E.P.D) ingresó para rescatar un cristo de madera y yeso que se encontraba colgado en la pared y que estaba siendo consumido por las llamas, el magistrado que logró sobrevivir a la Toma tuvo durante un tiempo el Cristo junto a su hogar y luego lo retornó a la Corte Suprema de Justicia. 

Pese a que el Cristo tiene más del 60% de su totalidad quemados se ha convertido en un símbolo de lucha, resistencia, supervivencia y es el recuerdo de la violencia irracional que no se debe volver a presentar y una invitación para que el país pueda avanzar en paz y escuchando a los otros.

Te puede Interesar: 40 años del Premio Nobel de Literatura de Gabo

Para conmemorar los 37 años de este suceso el Ministerio de Cultura declaró el crucifijo como Bien de Interés Cultural del Ámbito Nacional mediante la resolución 0401, convirtiéndose así en el primer bien mueble en recibir este reconocimiento.

Te puede Interesar: Himno de Colombia más de un siglo de historia

A la ceremonia asistieron la ministra de Cultura, Patricia Ariza Flórez, los presidentes de las Altas Cortes y magistrados y la directora de Patrimonio, Marcela Cristina Cuéllar, también contó con la asistencia de la señora Susana Sampedro de Baquero y Hernando Baquero Sampedro, esposa e hijo del exmagistrado Hernando Baquero Borda, quien rescató el Cristo y fue asesinado 8 meses después por sicarios al servicio de Pablo Escobar.

 

valores que se le atribuyen a la escultura

La escultura del Cristo del Palacio de Justicia presenta los tres valores establecidos así:

  • Histórico, por ser testigo y testimonio de los hechos ocurridos durante la toma y retoma del Palacio de Justicia, y aporte al deber de memoria de la nación sobre el conflicto.
  • Estético, por mostrar en su materialidad las huellas del holocausto, siendo testimonio de un hecho cruento que marcó profundamente la historia de Colombia.
  • Simbólico, por personificar el dolor y el sufrimiento por la violencia en Colombia, y ser una invitación a reflexionar sobre el conflicto y, desde ahí, pensar y trabajar por una nación en paz.

Te puede Interesar: «Perfiles Filarmónicos de la Región» Detrás de la primera Filarmónica Prejuvenil Bogotá-Cundinamarca 

La escultura presenta un 60% de quemado sin embargo su material de yeso y madera tallada, permitió su conservación

Origen de la escultura

Se presume que esta escultura fue elaborada en las primeras décadas del siglo XX y puede tratarse de una obra de los Talleres de Arte Cristiano de Olot, que tienen su sede en la provincia de Girona, en Cataluña (España). La producción de esta imaginería religiosa ha estado presente desde finales del siglo XIX y fue importada hacia América Latina.

El Cristo ha acompañado a la institución desde los años ochenta del siglo XX. Luego de los hechos de la toma y retoma del Palacio de Justicia en 1985, la pieza evidencia faltantes en la capa pictórica original y carbonización en la cruz, producto de las altas temperaturas por el incendio ocurrido en la Sala de Audiencias. Fue posteriormente intervenida para evitar su deterioro y protegerla en tanto evidencia y símbolo de uno de los hechos más dolorosos de la historia de Colombia.

Te puede Interesar: Con proyecto de Ley, Ministerio de Cultura inicia transformación a Ministerio de las Culturas, las Artes y los Saberes – Mi CASa

Fuente: Min Cultura 

5/5

La danza se toma los espacios no convencionales en el «Festival Danza en la Ciudad» en sus 15 años

Anterior artículo

Huertas Urbanas, una apuesta para la soberanía alimentaria en Bosa

Artículo siguiente

También te puede interesar

3 Comentarios

  1. […] Te puede Interesar: ¿Por qué un cristo se volvió Bien de Interés Cultural en Colombia? […]

  2. […] Te puede Interesar: Regresan desde Europa 76 piezas de patrimonio arqueológico colombiano […]

  3. […] Te puede Interesar: 26 años del Festival Bosa Escena del Rock ¡Agéndese este fin de semana! […]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más en Tendencias